Saqué mi teléfono la milésima vez para ver qué tiempo iba a hacer esa tarde. Había estado lloviendo durante días y ya había tenido que posponer algunas sesiones durante la semana. ¡Crucé los dedos y miré la pantalla del móvil… por suerte ponía un sol resplandeciente y solo una nube pequeñita!

Cogí mi cámara y salí hacía Fuengirola donde habíamos quedado en la playa de Carvajal al atardecer para aprovechar la mejor luz del día para las fotos de Tiina y su hija Elea. Elea iba a tener su 4º cumpleaños en un par de semanas, así que fue una ocasión perfecta para pasar un rato divertido juntas.

Quería captar la complicidad y el amor entre Tiina y Elea y sus risas y juegos en la playa para conservar estos momentos para siempre. ¡Aunque tuve mis retos ya que a Elea le encantaba trepar por una roca enorme y yo tuve que correr alrededor de ella y trepar en chanclas para mantenerme a su ritmo!

¿Quieres una sesión como esta?

Pide información

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies